Reto: 30 días de blogging

Hoy empieza el otoño, y con él, qué mejor que la primera entrada en mi blog. Y ya puestos también el primer día de este reto: 30 días seguidos escribiendo una nueva entrada.

El ebook «Become A Better Business Blogger in 30 Days!» de Sarah Arrow, de donde procede este reto, ya existe desde hace unos años. De hecho yo creo que me lo descargué en 2015 o algo así. Pero resulta que este verano apareció una actualización, lo cual me recordó que aún tenía el libro… ¿Por qué no hacer el reto?

Además, el día de hoy, 21 de septiembre, me parece una fecha bastante simbólica. Llega el otoño, y con el cambio de estación nos despedimos del verano y la buena vida (algunos ya llevamos casi un mes de despedida, pero bueno, como digo es simbólico).

Se suele afirmar que, aunque los propósitos de Año Nuevo se redactan en enero, septiembre es el mes en que dan comienzo más proyectos nuevos. Por aquello de dejarlo para “después del verano”, ya se sabe.

¿En qué consiste el reto de los 30 días de blogging?

El reto de 30 días es bastante simple: se trata de escribir un post diario, durante 30 días, sobre el tema que Sarah Arrow propone.

Lo que no me queda muy claro es si hay que desarrollar la teoría sobre ese tema, o se supone que hay que escribir un post utilizando la técnica que se menciona.

Por ejemplo, pongamos por caso que el tema de hoy es “El SEO en tu blog”. Entonces, no se sabe muy bien si se trata de escribir un post tipo “el SEO es blablablá” o simplemente escribir un artículo sobre tu temática, pero implementando los recursos que conoces sobre el SEO.

En los capítulos de los temas de algunos días parece que se refiere más bien a lo primero: hablar sobre lo que ella propone pero aplicado a tu blog. Sin embargo, en otras ocasiones da más la impresión de que debes escribir un artículo de tu cosecha aplicando el tema que ella te propone. 

En mi caso, yo me voy a enfocar más bien en la primera opción. Es decir, hablar de blogging aplicado a mi temática.

Beneficios del reto 

Primero, es la mejor manera de aprender yo misma, puesto que una no nace aprendida como dirían las abuelas.

No nos llamemos a engaños (yo la primera): tener un blog no es como tener un “diario secreto”, para el que solo se necesitan tres ingredientes: un cuaderno mono, un bolígrafo (a ser posible uno de estos que se puede borrar; yo uso el Pilot Frixion) y ganas de escribir.

Trasladando esto al mundo digital, tu cuaderno sería tu sitio personal de WordPress, Blogspot o similares; tu bolígrafo será tu portátil, que además se puede borrar sin falta de fricción siquiera; y las ganas de escribir son siempre las mismas.

Entonces es cuando te das cuenta de que, en el mismo epicentro de este triángulo amoroso entre tu blog, tu portátil y tu escritura, se sitúan cosas como el SEO, la audiencia, los plugin, las llamadas a la acción, el marketing de contenidos, la marca personal y un largo etcétera que te dejan “haciendo el pino”.

Por eso, gracias al reto, a la vez que vas escribiendo aprendes a implementar rutinas, técnicas y recursos en tu blog, que de otra manera si eres de letras y tirando a dinosauria como yo, no vienen incluidos de fábrica en tu mollera.

Por otro lado, tampoco hay que olvidar que, si lo haces bien, no solo aprenderás tú misma los entresijos del blogging, sino que tu blog ganará visibilidad y lectores.

Sarah Arrow menciona al principio para quién es este libro: cualquiera que tenga un negocio y esté buscando más clientes, un emprendedor que desee posicionar su blog, etc. Pero lo que no tiene desperdicio es para quién dice que no es: quejicas, gente floja y gilipollas; holgazanes; inconstantes; talibanes de la gramática, nazis de la ortografía o reencarnaciones de Hemingway; y, por último, todos aquellos que prefieren criticar a los demás antes de pasar a la acción ellos mismos.

holgazan

¡A por todas!

Queda claro, ¿no? Con este reto no solo vamos a aprender a bloguear cual profesionales sino que encima ganaremos en clientes y visibilidad.

Eso sí, solo si nos lo curramos, y si no estamos pensando en escribir post dignos de presentarse al Nobel, porque escribir un Premio Nobel por día durante 30 días va a ser que no. Algo más sencillo, pero a la vez práctico.

Además, está el tema de la constancia, una virtud que yo solo conozco a ratos y de lejos. Todos tenemos una serie de rutinas implementadas desde la más tierna infancia, de estas que nos mandaban nuestras madres. Como cepillarnos los dientes después de comer o lavarnos las manos al llegar de la calle. Eso por decir algo.

Pero en mi caso, lo que es hoy en día, pocas rutinas nuevas hay que hayan conseguido quedarse conmigo más de unas pocas semanas. ¿Lo lograré esta vez?

Este verano he participado en un reto parecido a este, con la web de fotografía de Rebeca López Noval: «Agosto en 31 clicks». Consistía en subir a Instagram una foto diaria durante los 31 días de agosto. El tema lo enviaba Rebeca por email todas las mañanas.

Así, un día el tema era “al revés”, otro día “desde el suelo”, otro día “texturas”… y todo era cuestión de echar la imaginación a volar, pensar en una foto que captase esa idea y subirla a tu cuenta de Instagram.

Yo no las subí todos los días, y las de algunos días no las subí el día que correspondía. Muy en mi línea. Pero al final tengo unas 22 fotos de agosto con el hashtag de este reto, y estoy muy orgullosa de ello. Siendo yo, no está nada mal.

En el caso de este reto de blogging, espero no quedarme en 22, sino llegar religiosamente a los 30 días. Y tampoco hacer “trampa” y subir algunos post más tarde. Así que de aquí al 21 de octubre debería aparecer un post nuevo a diario, siguiendo el ebook de Sarah Arrow.

En fin, como suele decirse, que Dios reparta suerte, y con este primer post en el blog damos el pistoletazo de salida.

¿Y tú? ¿Te animas a hacer el reto? ¡Nos vemos mañana en el día 1!

 

Publicar Etiquetados con

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad