La inspiración: esperando a las Musas

Aunque a primera vista pueda parecer lo contrario, el furor no tiene necesariamente por qué ser algo negativo. Es decir, tiene la misma raíz que la palabra “furia”, por ejemplo, pero sentir furor no significa que sientas furia, es decir, que estés furioso.

En realidad el furor es un tipo de sentimiento intenso que se genera dentro de ti, mientras que la furia, aka la rabia, es algo que te llega externamente. Es decir, que hay cosas que te ponen furioso. Furioso con furia, para entendernos, mientras que si te entra un furor interno, no tienes por qué estar enojado. Es más bien un “ansia viva” que te entra por dentro, como digo un sentimiento muy fuerte que te provoca intensas emociones.

De hecho, según la teoría de Platón, el llamado «furor amoroso» es el responsable de que nos enamoremos.

Según parece, los griegos reconocían nada menos que cuatro tipos de furor: el divino, el profético, el poético y el amoroso. Cada  uno de ellos proviene de la divinidad correspondiente: de Dionisos, de Apolo, de las Musas y de Venus. Por lo tanto, de aquí viene la expresión que conecta la llegada de la inspiración con las musas. Por eso algunos artistas hablan de su «musa» particular como fuente de inspiración.

La inspiración

La teoría clásica aún llega más lejos, puesto que en palabras atribuidas a Sócrates (Apología de Sócrates, Platón) el que se dedica a la poesía sin haberse dejado raptar por las Musas, sin haber sentido el furor poético en todo su apogeo, no es un poeta verdadero. Ahí queda eso.

Alguno podría pensar que a él esto ni le va ni le viene, porque no se dedica a escribir poesía.  Pero hay que recordar que en la Grecia clásica todo se escribía en verso, hasta las obras que hoy en día vienen a llamarse de “no ficción”. Así que, cuando Platón habla de poesía se refiere al oficio de escribir en general.

Hoy en día la inspiración la encontramos más que nada en Pinterest, por poner un ejemplo de en lo que se han convertido las Musas. Sin embargo, no nos llamemos a engaño: las Musas siguen ahí. La inspiración puede seguir llegando “caída del cielo”, no de Pinterest, como venía siendo en los tiempos clásicos. Lo que pasa es que no le prestamos atención.

No es que nos neguemos a recibir a las Musas, pero es que el mundo de hoy en día no les deja mucho espacio de maniobra. Siempre estamos ocupados con algo, de la mañana a la noche. Y no digo con algo de vida o muerte, sino simplemente estas acciones secundarias que siempre realizamos de telón de fondo: escuchar música en el coche, whatsappear en el autobús o ver vídeos de YouTube mientras desayunamos…

Tal y como está el patio, ya nos pueden llegar veinte Musas haciendo el pino-puente, que ni nos enteramos. 

Yo siempre me he preguntado por qué a mí los momentos de inspiración siempre me vienen en momentos tan poco adecuados, como cuando estoy en la cola de un supermercado, o en una reunión megaaburrida donde tengo que poner cara de que es muy interesante, o en un ascensor o en unas escaleras mecánicas…

Hasta que llegado a la conclusión de que, en realidad, no son esos los únicos momentos en los que me llega la inspiración. Son solamente los únicos momentos en que yo la escucho.

Son los momentos en que no me queda más remedio que escucharla, porque no tengo otra cosa que hacer.

Y con esto no quiero decir que hay que sentarse a las cinco de la tarde en plena calle a esperar a que lleguen las Musas, como quien espera a que llegue el autobús número 21. Tampoco es eso.

Simplemente, hay que aceptar que aburrirse no es tan grave. No hagas nada en los momentos en que no hay nada que hacer. ¡Tan simple como eso! Esperando el autobús, conduciendo al trabajo, planchando camisas… Apaga el móvil, quita la tele y desenchúfate por completo. No hace falta hacer ni yoga, ni tai-chi, ni“Mindfulness”. Sencillamente, no hagas nada. Tarde o temprano llegarán las Musas, y con ellas la inspiración y el «furor poético», te lo aseguro.

[Postdata: actualización del reto NaNoWriMo de escribir una novela en 30 días. Aquí lo que he escrito hasta ahora en Wattpad: Secretos del pasado ]

Publicar Etiquetados con

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad