Día 6: La extensión del post

Llegamos al día 6 del reto de 30 días de blogging. Hoy vamos a tratar cuál debe ser la extensión del post. 

dia 6_extension del post

En realidad Sarah, la autora del reto, no lo deja demasiado claro, o también podría ser que una anda a uvas y lee en diagonal. 

Primero empieza hablando de qué se considera un post demasiado corto y qué se considera un post demasiado largo. Sin entrar en detalles ni mencionar cifras concretas, eso sí. 

Luego nos comparte un post de su blog que se titula «¿Qué extensión debe tener un post?». 

Pero entonces ya pasa a hablar a escribir en «batches», que literalmente significa en «lotes», o en tandas. O sea no quedarte solo en un post y ya, si no que si ese día estás inspirada y tienes tiempo, puedes escribir para el resto de la semana y dejar los demás posts programados.

En realidad es como cocinar para toda la semana y luego congelar los «tupper». Vas tirando del congelador hasta que ves que se van acabando y haces otra tanda de puchero.

Por ejemplo, en mi caso, la semana que viene no voy a estar en La Haya. Si fuese yo tan previsora como ella, ya estaría escribiendo una tanda kilométrica de artículos, pero no creo. Yo soy de las que siempre las pilla el toro, hagan lo que hagan (que normalmente no es lo que hay que hacer, porque si no, no te pilla…).

Al final acaba diciendo que hay que escribir un post de «paso a paso» o «cómo escribir un post». Pero eso es más o menos el tema del día 5 en «la estructura de un post»

Estructura y extensión

En ese post del día 5 hemos visto que un post completo tiene que ajustarse más o menos a la estructura de Título – Párrafo introductorio – Cuerpo de varios párrafos – Conclusión – Llamada a la acción.

Por otro lado, si hacemos caso del plugin SEO by Yoast, veremos que te marca como frases demasiado largas las que tienen más de 20 palabras. Y también los textos de más de 300 palabras que aparecen debajo de un subtítulo.

O sea, que podríamos llevarnos la idea de que hay que ser frugales y austeros y escribir poco.

Pero, por otro lado, el mismo plugin te pone una «luz roja» si tu post no tiene al menos 300 palabras. Lo malo es que nadie menciona nunca el máximo.

La cosa tiene su lógica: las oraciones simples son más claras y concisas; los párrafos cortos dan sensación de ligereza; los subtítulos facilitan la comprensión al dividir el tema en subtemas…

Es que el lector moderno no lee, o mejor dicho lee «en diagonal», como hago yo misma a veces. Cuanta más letra apretada veas, más pereza te da.

Las frases cortas, las listas con puntos, los subtítulos… dan más sensación de claridad y provocan menos agobio mental.

Con la extensión pasa algo parecido: el ver un post kilométrico que no se acaba nunca por más que hagas scroll deprime al más pintado. La gente busca soluciones rápidas, no que les cuentes tu vida y milagros. Por eso, tanto la estructura como la extensión del post deben dar un aspecto de «limpio» y conciso. 

La extensión de los post puede variar dependiendo de su contenido 

Cuando escribes un artículo de los de «a diario» no necesitas emular a los Manuscritos del Mar Muerto. Sobre todo si encima publicas varias veces a la semana. 

Según opiniones expertas, el mínimo aceptable para un post de batalla serían un mínimo de 300 palabras. Yo lo redondearía en 500, porque con 300 casi no me da tiempo ni de dar los buenos días. Pero bueno, por ahí anda el margen.

De vez en cuando los blogs suelen sacar tutoriales que tocan a fondo un tema en concreto. Suelen ser artículos eminentemente prácticos, que explican de la forma más clara posible cómo hacer algo: manejar un programa, sacarse una cuenta en una red social, aprender a usar un aparato o dispositivo…

Este tipo de post, que solamente salen cada cierto tiempo y son exhaustivos, pueden ser más largos, de hecho entre las 1000 y las 1500 palabras más o menos.

Otros tipos de post pueden ser investigaciones sobre un tema concreto. Aquí sí que no debe darte pena pecar de largo, ya que una investigación, si quieres que sea completa, no debes escatimar en palabras. Estos sí que han de durar lo que duren. Y lo mismo pasa con las entrevistas, los recopilatorios, los de tendencias

En resumen, que si queremos aprobar SEO debemos pasar siempre de 300. Y que, si bien la extensión máxima no está estrictamente fijada, uno de 1.000 o más palabras, tipo un tutorial o investigación, etc. no es más recomendable nada más que cada cierto tiempo.

Además, hoy día lo tenemos muy fácil con el plugin de SEO by Yost que nos cuenta automáticamente las palabras y nos dice si hemos llegado al mínimo. ¡Así que ya no hay excusa!

Publicar Etiquetados con

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad