Día 7: El título perfecto para cada post

Llegamos al día 7 de nuestro reto de 30 días de blogging, y con ello ya se cumple la primera semana. ¡Genial! Hoy trataremos algo tan filosófico como encontrar el título perfecto. ¡Ahí es nada! Pero también dedicaremos un apartado a los subtítulos que colocamos encabezando cada subapartado.

Lo de título «perfecto» ya venía de serie en el reto. Yo dudo mucho que haya algo perfecto en esta vida, y menos un título, pero siempre habrá algunos que funcionen mejor que otros. Así que a eso vamos. ¡Empezamos!

Titulo perfecto

Lo primero que hay que mencionar, es que conviene, o mejor dicho, es necesario poner las palabras clave del post en el título. Esto forma parte de todo el «circuito» donde se coloca la palabra clave, como ya hemos visto en el día dedicado al SEO: en el título, en la url, en el primer párrafo, unas cuantas veces a lo largo del texto, al final y por supuesto, si queda bien y no demasiado forzado en alguno de los subtítulos dentro del post, bienvenidas sean ahí también. 

Algo que nos enseñaban de niños era aquello de poner los títulos en mayúsculas, primorosamente en el centro de la hoja de papel. Hoy día de centrar el título ya se encarga el software, pero no se recomienda en absoluto utilizar mayúsculas para el título. Ni para nada en general, dicho sea de paso. Ya sabemos que, en el mundo digital, las mayúsculas equivalen a «gritar». 

En mi caso, yo escribo en WordPress así que no necesito hacer nada en particular con el título. En todo caso, si no lo hiciese el programa mismo, utilizaría un tamaño de fuente mayor, una etiqueta de título y una letra más gruesa en negrita para destacar. Pero nunca mayúsculas. Ni en los subtítulos que van dentro del post tampoco. ¡Ni terminarlos con un punto final, un punto y coma ni mucho menos una coma! Los títulos y encabezados no llevan este tipo de puntuación. Solo signos interrogativos o exclamativos, si fuese menester.

Títulos que llaman la atención

Una vez nos hemos aclarado con el formato y la ortografía, lo más importante de un buen título es que llame la atención, que incite al lector a leer el resto del post despertando su curiosidad.

De hecho, Sarah Arrow en su reto de 30 días de blogging, menciona que si tu título no es interesante y no incita a nadie a pinchar en él para leer el post, ya puedes haber escrito el post de tu vida, que simplemente será como si no existiera. Y es que es así: lo que nadie lee ni repara en ello, oficialmente no existe. 

Existen varios trucos para escribir títulos que llaman la atención del lector. Vamos a citar algunos ejemplos.

:: Títulos que te «pican la curiosidad»

Del tipo de «Hizo esto y nunca adivinarías lo que pasó». Y luego entras a leer el post y casi siempre resulta ser una chorrada y no una debacle universal como dan a entender. Pero tú ya has hecho clic y has entrado, así que el título ha cumplido su función. 

:: Títulos con cifras 

Pues sí, al parecer constituyen un tipo de título que tiene muchísimo éxito. Siempre y cuando no se nos vaya la mano con las cifras en cuestión. Es decir, «Las 100 mejores películas», «75 ideas para…» dan idea de que el post va a ser un tostón. Mejor dejarlo en 10 o en 15 como mucho.

:: Títulos «how to» o como hacer…

Títulos que dan a entender que el post será tipo tutorial, eminentemente práctico y que explicará cómo hacer algo que a tu audiencia le interesa aprender. Si conoces bien a tus lectores y sus necesidades, este es un tipo de título que siempre les va a entrar por los ojos. 

La técnica del «swipe file»

Esta técnica se utiliza más en el mundo de la publicidad y la comunicación, es decir, los textos de copywriting.

Consiste, dicho en pocas palabras, en «fusilar» todos los títulos que te encuentres por ahí y que te llamen la atención o te gusten. Pero no para utilizarlos, sino para tener un archivo lleno del que poder echar mano cuando lo necesites. Supuestamente no para copiar, sino para inspirarte en ellos para crear los tuyos.

Es como si estás preparando una maleta cuando vas a un sitio que no sabes qué tiempo va a hacer ni a qué te vas a dedicar exactamente y haces algo así como: «Esto por si tengo frío, esto por si tengo calor, esto por si salgo de fiesta, esto por si voy a hacer deporte, esto por si todo lo demás está sucio o roto o estropeado… «. Y luego resulta que acabas toda la semana con los mismos vaqueros y zapatillas que llevabas el primer día.

Pues algo así. Por tener un «fondo de armario» por si se diese el caso. Además, Sarah Arrow propone como tarea para el post de hoy investigar por ahí y crear uno de estos archivos «swipe» con un mínimo de 130 títulos que te parezca que llaman la atención y despiertan la curiosidad. Los vas copiando y guardando en tu archivo, y si algún día necesitas inspiración, les echas un ojo. ¡Sin olvidarte que no vale copiarlos tal cual, solo inspirarte en ellos, claro!

Si no estaríamos cayendo en el plagio, y si de toda la vida siempre se pilló antes a un mentiroso que a un cojo, en el mundo 2.0 ya ni te cuento. 

¿Y qué pasa con los subtítulos?

Los encabezados para los diferentes subapartados de tu post también son importantes. Y esto no lo dice Sarah Arrow en su ebook, pero lo digo yo. Que ya sé que mi autoridad es «ligeramente» menor que la de alguien como ella, pero es pasar la primera semana de reto y una que se endiosa. 

Los encabezados son uno de los factores que lee la «Legibilidad» del plugin SEO by Yoast. Esto nos da ya una primera idea de que tienen su importancia.

En los artículos «periodísticos» de toda la vida, siempre se ha dividido también de esta forma el contenido de cualquier artículo.

Y todo esto no es que sea una moda, sino que tiene su lógica. Dividir tu escrito en párrafos lo hace más legible y le da un aspecto más «limpio» al texto. Pero si además vas adelantando el tema de cada subapartado en su título, la buena legibilidad está garantizada.

Y más aun hoy día, en que a la gente le gusta leer en diagonal y que se lo den todo masticado…

Por lo tanto, no olvides encabezar las diferentes ideas desarrolladas en tu post con un subtítulo que resuma bien su temática. La extensión ideal de cada uno de estos subapartados parece que es de aproximadamente 300 palabras, aunque yo suelo poner más (yo es que me enrollo mucho, lo sé).

Y una vez dicho esto, ya tenemos un ratito de entretenimiento para la próxima hora: ¿Has comprobado que tus títulos sean originales, que llamen la atención? ¿Tienes tus posts bien divididos? ¿Has empezado ya a crear un archivo «swipe» con ideas de títulos?

¿Pues a qué esperas? ¡Ponte a ello ya, porque mañana seguimos con ideas para promocionar tus posts!

Publicar Etiquetados con

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad