Día 2: Palabras clave

Entramos en el día 2 del reto de 30 días de blogging, con un tema que es ni más ni menos que el de las palabras clave.

Cuando escribimos en un blog o en una web, esperamos que alguien nos lea. Estas personas hipotéticas que probablemente tengan interés en nuestros contenidos es el público objetivo. Pero, ¿cómo nos encuentran?

 

En primer lugar, lo que hace todo el mundo para buscar algo que le interesa es acudir a un buscador, que en un gran porcentaje de los casos es Google, y escribe allí lo que está buscando.

Por ejemplo, si está buscando cómo preparar un pato a la naranja, esto puede formularlo de varias maneras. Puede escribir «cómo preparar pato a la naranja» o simplemente «receta pato a la naranja». 

Lo que tienen en común ambos enunciados son lo que a esta persona le interesa encontrar: pato a la naranja. Por lo tanto, «pato a la naranja» será la palabra clave.

Como vemos, aunque se hable de palabra clave o keyword, esta no necesariamente ha de ser una sola palabra. Puede ser una expresión compuesta de varias palabras.

Eso sí, si la expresión se alarga más de la cuenta, ya estamos hablando de «long tail» o sea «una larga cola de palabras». Como si por ejemplo ponemos «preparar pato a la naranja» o «receta de pato a la naranja», digamos que eso ya es rizar el rizo y no se considera una palabra clave simple sino un long tail.

Ahora la duda nos asalta cuando tenemos que elegir las palabras clave para nuestra propia web o blog. Todos los artículos y páginas tienen su propia palabra clave, al igual que cada uno tiene su propia temática. 

Afortunadamente, hay miles de herramientas en la web que te ayudan a elegir las palabras clave más adecuadas para tu temática.

Cómo elegir tus palabras clave

Aunque existen herramientas de pago enfocadas en las palabras clave, también hay otras gratuitas que pueden servir perfectamente.

Normalmente, las de pago son para negocios en internet que venden productos y servicios, y también hacen métricas, analizan las palabras clave de la competencia, etc.

No sé a vosotros, pero a mí eso me queda ya como muy grande.

La herramienta gratuita más utilizada es el Google Keyword Planner, que forma parte del paquete de Google AdWords.

Google AdWords sirve más bien para planificar campañas de publicidad, aunque hay quien lo utiliza para buscar información sobre las palabras claves que utiliza la competencia y otras cosas. Como digo, a mí al menos estas cosas ya me quedan un poco grandes.

La verdad es que esto de buscar palabras clave y el Keyword Planner no me atrae en absoluto, dicho sea de paso. Afortunadamente no es difícil de utilizar. Tienes que tener una cuenta de Google, eso sí. Normalmente casi todo el mundo la tiene, pero luego hay que registrarse en Google AdWords y a partir de ahí se llega a Google Keyword Planner.

El Keyword Planner por un lado te da ideas de palabras clave, y por otro te muestra el volumen de búsquedas de las palabras clave que tú has introducido. Así que también es práctico para ver si realmente las palabras que tú crees que va a buscar tu público objetivo son las que realmente está buscando la gente. 

Cómo utilizar tus palabras clave

Una vez que ya tienes tu lista de palabras clave, tienes que empezar a utilizarlas en tu sitio web o tu blog.

Como ya hemos visto, cada página de la web o entrada del blog tiene que tener sus correspondientes palabras clave, ya que se supone que cada texto habla de un tema diferente. 

¿Pero dónde exactamente?

:: Para empezar, se recomienda que las palabras clave aparezcan en el título del post o de la página. 

:: También tienen que aparecer en la url, separadas por un guión, con un aspecto similar a este: www.tusitioweb.com/palabra-clave. En la mayoría de los gestores de contenido existe un apartado donde tú mismo puedes gestionar esto sin problemas.

:: Asimismo es bueno que aparezca en el primer párrafo del texto, y cuanto más arriba del párrafo, mejor.

:: Luego, se supone que hay que utilizar la palabra clave diseminada por todo el texto. Aunque existen teorías al respecto, bastante cambiantes, por cierto, que hablan de porcentajes y densidades, lo mejor creo que es no agobiarse y limitarse a ponerla «unas cuantas veces».

Si la palabra clave coincide realmente con el tema sobre el que estamos escribiendo, aparecerá de forma natural.

Pero que no cunda el pánico, al menos no de inmediato: existen herramientas que te ayudan a colocar las palabras clave a lo largo y ancho de tus textos por toda tu web. De hecho, en el post de mañana veremos una muy famosa, que es la que yo utilizo en este blog: SEO by Yoast.

¡No esperes más! ponte manos a la obra y empieza ya con tu lista de palabras clave. Nos vemos mañana en el post sobre el SEO.

 

 

Publicar Etiquetados con

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad