Día 12: La estrategia de contenidos

Empezamos con el día 12 del reto de 30 días de blogging y ya casi llegando a la mitad. ¡Cómo pasa el tiempo! Hoy el tema que toca es la estrategia de contenidos y por qué es importante tener una. Esto además va enlazado con el tema del plagio, tan presente en los contenidos digitales. 

Aunque la gente empieza a ser ya más consciente de que las fotos que andan por ahí por Google no pueden cogerse y usarse sin más, muchos no lo tienen tan claro con otros tipos de contenidos como la música o los textos.

La música que muchas veces se usa en vídeos de YouTube o en el canal de algunos bloggers, también está sujeta a derechos de autor y hay que pagar por usarla. Al igual que los grupos musicales y cantantes que hacen «covers» o versiones de números famosos de otros artistas. Tienen que darle crédito al músico original, y pagar por tener derecho a utilizar esa canción.

Dia 12_estrategia de contenido

¿Por qué se comete plagio?

Pues ahí está. Quien saca contenido de un sitio web o un blog y lo utiliza en su propio sitio, para empezar debería mencionar a su autor. Y para seguir, debería pedir permiso al autor original, porque resulta que al otro igual no le gusta que sus contenidos aparezcan en cualquier sitio, aunque le estén dando crédito.

Eso sin contar el tema del contenido duplicado, que a Google no le gusta nada de nada. 

Pero, ¿qué tiene que ver esto con la estrategia de contenidos? Pues porque es muy fácil estar bajo de inspiración, cansado, y tener que publicar al día siguiente. Lo único que se te ocurre en plan emergencia es ir a mirar qué tema candente acaba de sacar tu competencia. 

Y no solo eso, sino que, aunque algunos «se inspiran» en la competencia y tienen la decencia de volver a redactar ellos el tema, otros hacen un «copy-paste» y se quedan tan anchos. 

Además de ese tipo de plagio descarado, también hay mucha gente que sigue ciegamente todos los avances de su competencia: si el otro saca un ebook, tú sacas otro del mismo tema; si el otro ofrece un curso, tú no vas a ser menos; y si el otro empieza a hacer vídeos en YouTube tú no vas a ser menos.

¿Y qué tal si sigues tu propia inspiración, si dejas ver quién eres tú, y no quién quieres ser o crees que deberías ser?

De esta forma, no solo estarás siendo fiel a ti mismo, y siguiendo tu camino. También estarás seguro al 100% de que a tu audiencia le gustas por ser tal como eres.

¿Cuáles son los temas que te interesan?

Siempre que uses algo de otros debes pedir permiso y mencionar al autor. Pero tampoco conviene abusar de los contenidos ajenos. ¿No tienes nada que decir tú mismo?

Y a eso es a lo que vamos: a tener un plan sobre lo que quieres contarle al mundo. Es decir, un plan de contenidos. No solamente sobre cuándo vas a publicar y sobre qué temas, sino los ebooks, cursos, webinars o tutoriales que vas a sacar durante los próximos meses, por ejemplo.

Así, no te hará falta copiar a nadie si un día estás bajo de inspiración, pues solamente tienes que echarle un vistazo a tu propio plan de contenidos y te copiarás… a ti mismo. Qué fácil, ¿no?

Para crear tu plan de contenidos, tienes que tener una estrategia clara sobre cuáles son tus objetivos. 

Tu objetivo puede ser simplemente hacer llegar tu mensaje a tu audiencia, pero también captar clientes para vender tus servicios de coaching o consultoría, o tus productos de bisutería, o de fotografía, o lo que sea.

Necesitas una estrategia para alcanzar tus objetivos. Y una estrategia se llama así por algo, porque no consiste en ir creando contenidos a lo loco, según el humor con que te hayas levantado hoy. 

De hecho, los bloggers avezados se ponen una vez al trimestre (o al mes, o incluso al semestre o al año) con un flipboard y un rotulador a armar lo que va a ser su plan para la próxima temporada. 

Si tienes un blog de cocina, no puedes estar todo el tiempo poniendo recetas de pastel de nata, porque aburrirás a las piedras. Y si tienes un blog de moda no puedes estar todo el tiempo haciendo «hauls», por la misma razón y porque además se te acaba el presupuesto en cuatro días.

Entonces, debes darle un poco de variedad a tus temas, planificando por ejemplo dos días para publicar, como pueden ser marts y jueves. Puedes publicar un artículo sobre tendencias de moda los martes, y otro sobre outfits los jueves. O uno sobre libros de cocina los martes y una receta de repostería los jueves. 

Además, también tendrás que tener en cuenta las fechas especiales como Navidades, Pascua, Día de la Madre, etc. Especialmente si quieres sacar un ebook o vendes determinados productos. 

Total, que ya estamos viendo que la planificación previa y una estrategia de contenidos bien definida son esenciales. Y además, te ahorran de caer en la tentación del plagio. Te hacen ser mejor blogger, y por lo tanto, hasta mejor persona. Si es que no hay excusa que valga.

¿Y tú? ¿Ya tienes hecha tu planificación para el último trimestre del año? 

Publicar Etiquetados con

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad