Día 10: La importancia de las imágenes en tu blog

Hoy hemos llegado ya al día 10 del reto de 30 días de blogging, y vamos a hablar de la importancia de las imágenes en tu blog.

Según dicen, una imagen vale más que mil palabras, y hoy día en esta generación audiovisual en que vivimos, la gente se fija más en lo gráfico que en lo escrito. Las imágenes en tu blog no son meramente decorativas: ayudan a resumir y a comprender mejor el tema que estamos tratando.

Dia 10_imagenes

¿Todas las imágenes que hay en internet pueden usarse?

¡No! En otros tiempos, quien más quien menos todo el mundo acudía a Google, hacía una búsqueda por «imágenes» de lo que quería y cogía la primera foto que le gustase en los resultados.

Craso error. 

Hoy día ya es más o menos del dominio público que las imágenes que hay por internet tienen dueño, y por lo tanto están sujetas a las leyes del copyright. Esto significa que si coges una foto que te encuentres por ahí sin pedirle permiso a su autor, estarás incurriendo en un delito. Y no nos vale decir que no lo sabíamos, ya que «el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento».

Normalmente los derechos de autor vienen señalados con el símbolo del copyright: © Cada vez que veas este simbolito sabrás que la fotografía, el libro, la lámina o cualquier otra creación a la que acompaña tienen un propietario que ostenta los derechos de autor.

El propietario de los derechos de autor no siempre es el autor mismo. Pero sí es la persona que posee el derecho de explotar esa obra como mejor quiera, y que se lleve los beneficios de explotación. 

El copyright, el copyleft y los creative commons

Ya acabamos de ver que el copyright es el símbolo que indica que una obra en concreto tiene un dueño que es el único con derecho a beneficiarse económicamente de ella. 

Sin embargo, hay obras cuyo autor decide dejar sueltas por el ancho mundo para que otros la utilicen con fines lucrativos en sus propios proyectos. Sobre estas obras rige el llamado copyleft, en contraposición al copyright, y como su nombre indica, la (c) del simbolito del copyright está invertida, con la abertura hacia la izquierda.

Estas obras pueden utilizarse, compartirse e incluso modificarse, pero no pueden alterarse sus características principales. O sea, si se trata de una imagen que vas a utilizar para tu blog sí puedes modificarla poniéndole por ejemplo encima unas palabras, o cambiando algunos colores. Pero suponemos que lo de alterar sus características similares será más bien no pegar una foto de ti mismo encima y hacer como si estabas en Venecia… o algo así… 

Y huelga decir que supongo que nunca será buena idea decir que esa foto la has sacado tú mismo o esa imagen vectorial la has diseñado tú mismo, por mucho copyleft que traiga. Pero esto ya es por un mínimo de ética y moral, aparte de que el hecho de que autor te deje usarla en tu provecho, no quiere decir que el autor haya sido aniquilado por un rayo. Siguie habiendo autor y ese no eres tú. 

Los creative commons son una forma controlada de ejercer los derechos de autor sobre una obra. El copyright es más absoluto: es una protegida que no se puede copiar, reproducir, distribuir, etc. (ya sabes, eso que siempre ponen los libros al principio o lo que decían antes en las películas de DVD al empezar.

Sin embargo dentro de los creative commons el autor puede otorgarle determinadas licencias a su obra, más o menos estrictas. Es como el copyleft pero más controlado. Así, hay tres niveles de licencias en los creative commons:

 

  • Atribución: puedes utilizar la foto, pero con atribución adecuada a su legítimo autor, por medio de un enlace o de la forma que él mismo indique.
  • No comercial: solo puede utilizarse para fines no comerciales, es decir no puedes usar la imagen para hacer un anuncio, un cartel de publicidad, etc.
  • No derivadas: en este caso no se puede difundir el material si lo has modificado previamente.
  • Compartir igual: si utilizas el material, lo modificas y luego lo difundes, deberás compartirlo bajo un tipo de licencia igual que la original.

De estos cuatro tipos de licencias se pueden hacer combinaciones. Por ejemplo te puedes encontrar con una imagen que ponga Atribución-no derivadas que quiere decir que tienes que atribuirla al autor y que no puedes modificar el material si luego piensas difundirlo.

Pero luego también existe otro tipo de licencia totalmente libre que es la CC O que en realidad lo que dice es que tiene «cero licencias» o sea que no tienes ni que pedir permiso para usarla, ni atribuirla al autor ni nada de nada: es lo que se llama del dominio público.

Encontrar una foto que esté bien hecha y que sea justo lo que necesitas para bu blog, pero que encima sea CC O no es demasiado fácil. Hazte a la idea de que a veces vas a tener que pagar, y casi siempre atribuir al autor, si quieres usar fotos decentes.

¿Dónde pueden encontrarse imágenes con licencia para utilizar en mi blog?

Vamos al grano: las mejores imágenes que pueden usarse sin quebrantar la ley están en los llamados «bancos de fotos». 

Pero atención: no todas las imágenes de los bancos de fotos se pueden coger alegremente y ponerlas en tu blog sin más. 

Hay algunas que, como ya hemos visto, se presentan bajo licencia CC o de Creative Commons. 

En otros casos, puede ser que si pretendes modificar la foto, no deseas atribuirla a un autor determinado y en definitiva quieres hacer lo que quieras con ella, puedes comprarla para que sea totalmente «tuya». 

Así, nos encontraremos con que hay bancos de fotos que son totalmente gratuitos y otros en los que hay que pagar una membresía o comprar los paquetes de fotos que nos interesan.

Por ejemplo, en freepik.com casi todas las fotos son gratuitas pero con atribución. Si quieres usarlas sin atribución, también puedes comprar la licencia premium. Otros bancos gratuitos de este tipo son pexels.com, pixabay.com, stockpic.com

Hay otros bancos de fotos tipo iStock.com, Shutterstock.com, fotolia.com, que son los llamados de pago o premium, bien porque tienes que pagar una cantidad para ser socio o porque tienes que pagar por foto o por paquete de fotos. Normalmente el precio es muy económico, y merece la pena pagar por tener imágenes libres de derechos, y sobre todo libres de problemas legales.

¡Ah! Una última cosa. Aunque yo me lío porque «se me va» mucho la olla y hablo de imágenes y fotografías como fuesen la misma cosa, en realidad las fotos no son más que un tipo de imágenes. En este tipo de bancos de imágenes también hay disponibles imágenes vectorales y diseños gráficos por supuesto. Y todo lo de los derechos de autor es aplicable tanto al autor de una fotografía como al diseñador de cualquier imagen gráfica.

Publicar Etiquetados con

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad